Del cuerpo

0
11

Por Gustavo Colorado Grisales

Ah… cerrar los ojos

y abandonarse al silencio

hasta escuchar el rumor

de los pueblos que nos habitan

cuerpo adentro.

Son hijos del albor y la tiniebla

marineros que van por nuestras venas

en busca de su Ítaca.

Buscadores de oro

que cavan cada hueso

cada músculo

cada linfa.

Relámpagos y truenos

en el horizonte infinito

del cerebro.

En el sueño o en la vigilia

se agolpan a las puertas  del corazón

y nos llaman a gritos en nombre del deseo

del miedo

del ansia

del hambre

de la dicha.

Tienen nombres bellos estos pueblos:

enzimas

neuronas

glóbulos

hormonas

Son un ejército de gnomos incansables

siempre a nuestro servicio.

Pero eso sí:

a la hora de la muerte

nos abandonan en tropel

como los ocupantes de un barco que naufraga.

Pereira, septiembre de 2020- Año de la Peste.

 PDT. les comparto enlace a la banda sonora de esta entrada

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí