¿Qué vamos a hacer?

2
25

Por VICENTE ZULUAGA OSORIO

Como están las cosas en el país uno no sabe qué hacer:

El sub presidente (porque presidente no tenemos, otros los lo llaman títere), no aparece sino en televisión; los ministros son unos solemnes desconocidos; los gobernadores y los alcaldes están haciendo de las suyas con el presupuesto destinado para la comida  de los niños: (la carne la cambian por carne de burro, los demás alimentos los dejan podrir (esta semana botaron 10 toneladas en Bogotá, y en otros sectores el lactosuero lo venden alterado); los funcionarios se aguantan para que el contratista coloque sobreprecios en los artículos, desde luego para beneficio de ambos; Carrasquilla sigue disfrutando de los bonos del agua potable de los  municipios, cuyos alcaldes ingenuos cayeron en la trampa; Holmes desobedece a la Honorable Corte, pero ésta no procede como lo manda la ley, y se abstiene de ordenar  el  carcelazo; a Oviedo, director del Dane, no  le queda tiempo sino  para acomodarse la capul cuando aparece en televisión; los congresistas desde la cama o en ropa interior, son muy acuciosos en las sesiones virtuales en la defensa de sus proyectos para destinar 5 mil millones para dotar al Esmad de más  armas para reprimir a los manifestantes, como si todos fueran revoltosos. Tres policías y un sargento fueron capturados en la capital, sindicados de robo de 90 millones en un apartamento; duque se inventa un atentado contra su vida cuyos autores serían dos extranjeros solo para distraer a la opinión pública o para hacerse la víctima porque no ha sido capaz de  volver trizas el Acuerdo de Paz, lo cual, a manera de un bumerán, se le está yendo en contra por su ineptitud y falta de conocimiento y de experiencia, como uribe lo necesitaba, como ha ocurrido con los cinco decretos y algunos artículos de otras normatividades tumbados por la Honorable  Corte Constitucional, y con la cantidad de masacres en distintas regiones del país.

En su desesperación pretende que el congreso reglamente las manifestaciones para evitar el uso de armas de fuego, como una manera de admitir que han sido mal utilizadas.

Ahora su preocupación está concentrada en impulsar la reforma de la Constitución para imponer su caprichosa eliminación de las Cortes, a través de un decreto presidencial para imponer el estado de conmoción interior durante el cual él cree que puede hacer lo que le venga en gana, como si no tuviera la capacidad de saber que no cuenta ni en el congreso ni en la ciudadanía con el respaldo suficiente.

Con razón Iván Márquez, desde Venezuela, le está pidiendo que se retire, Iván Cepeda lo denuncia ante la Corte Penal Internacional por las masacres y los asesinatos de líderes sociales y por su fraudulenta elección mediante compra de votos de la ñeñe política. Y como “a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César” hay que reconocer que está promoviendo en el senado la imprescriptibilidad de la cadena perpetua y que va a proponer la eliminación de las EPS con lo cual se salvaría la salud de los colombianos, entregada por Uribe a los negociantes. Como una forma de entender la ventaja de ese proyecto de ley, basta con recordar que antes de que al presidente eterno le diera por acabar con la salud de los colombianos El Seguro Social y la Caja Nacional de Previsión Social prestaban una excelente atención a los clientes a tal punto que los especialistas, los medicamentos sin discriminación y las hospitalizaciones eran ordenadas al instante.

2 COMENTARIOS

  1. Doctor Zuluaga, aguerrido artículo, puntual, sin tapujos ni pelos en la lengua. Alístese para la represión a los indígenas que ya está a la vuelta de la esquina. Y después se quejan porque Santrich y Márquez volvieron a la guerrilla. Los querían ahí para borrarlos.

  2. Señor Columnista: puntual y claro en sus argumentos.
    Ausencia de Presidente.
    Ausencia de Congreso: y ahora en Cámara de Representantes impulsan aumentar el numero de senadores, justificadas en el termino de las curules del partido político FARC, ya pasó en primera plenaria de esta Corporación.
    El eterno guerrerista gobierna desde su casa_ por cárcel( mansión ), con toda la soberbia, venganza y corrupción, de manipulación al sistema judicial.
    Es un país donde se atraviesa por un momento de desorientación a todo nivel.
    Sin esperanza

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí